Yo me imaginaba que el frío era …


Cuando iniciamos el proceso de emigración a Canada, una de las primeras cosas que nos preguntábamos era si seríamos capaces de convivir con el Sr. frío. Teníamos infinitas dudas al respecto, cosas tan particulares de la vida cotidiana como por ejemplo, qué hace la gente después que cae una nevada, es que trabajan desde sus casas o las actividades se paralizan y uno se queda resguardado?, es que será verdad eso de que la temperatura llega hasta -40 grados centígrados bajo cero?. Es que para ir al trabajo tienes que ir en moto de nieve, ya que la cantidad de nieve es bastante importante en las calles?, en fin, cosas en las que pensabamos antes de llegar aquí y que ahora puedo confesarles con mucha sinceridad y sin ninguna verguenza, porque creo que puede ser de ayuda para alguno de ustedes que como nosotros están por emprender una aventura de emigración. El hecho es que en nuestro caso, hablo en plural porque incluyo siempre a mi amada “Chamina” en mis cuentos, sería la primera vez que estaríamos en la cuidad de Montreal, al punto que no imaginabamos lo maravilloso y cosmopolita que resultaría ser al final.

Entonces señores, hablemos del Sr. Frío directamente y sin rodeos; digamos que lo más interesante es que los montrealeses hacemos todo bajo el frío y la nieve, cuando hablo de todo, hago referencia a cosas cotidianas que van desde ir al mercado a hacer las compras semanales, hasta tomar un autobús que te lleve al trabajo. Otra de las cosas que me impresiona aún, es que si bien han caido 5, 10, 15 ó 25 centímetros de nieve, los autobuses siguen llegando en el horario previsto, las calles y autopistas son despejadas a tiempo y con una eficiencia insólita por el famoso servicio de despeje de nieve o “deneigement”. La otra cosa es que la ciudad esta muy bien preparada para que sus ciudadanos lidien en ella evitando las calamidades que tan bajas temperaturas ocasionan en el ser humano y su vida diaria.  En este punto quiero hacer referencia a dos cosas en especial, la primera, el sistema de calefacción que en el caso de las casas, ha sido diseñado para permear todos y cada uno de sus espacios, cosa que, si bien fuera del hogar estan haciendo – 40 grados, dentro, podemos disfrutar de temperaturas tan agradables como 21 ó 22 grados centígrados por encima de cero. El otro elemento clave de la vida del montralés sin duda son las vías subterráneas, aquí disponemos en el centro de la ciudad, de un sistema de vías que interconecta ciertas estaciones del metro con una cantidad importante de edificios de oficinas y centros comerciales, créanme, esta idea sería muy útil para resolver ciertos problemas con el tránsito caraqueño, pero en fin, aquí te simplifica la vida al máximo.

Así como esto, tambíen existen fenómenos naturales y sensaciones corporales desconocidas para nosotros los provenientes del trópico, por ejemplo, sensación de frío y calor al dormir, lo que sientes cuando regresa la sangre hacia los dedos luego de haber sacado las manos de los guantes por un minuto solamente para atender una llamada en tu celular, los pelitos de la nariz congelados y las lágrimas espesas, la brisa cuando golpea tu cara a -20 grados, los árboles recien nevados y sus lágrimas a causa de la capa de hielo ligera que deja el “verglas” y el mejor y más impresionante hasta ahora, los humitos emanados del río Saint-Laurent del cual y para no perder la costumbre, les dejo una fotico de recuerdo.

Gracias Chami, por ser tan tú y hacerme a tu lado un mejor yo.

Nos leemos en el próximo post.

Humitos a las 7am emanados del río Saint Lauret

Humitos a las 7am emanados del río Saint Lauret

Anuncios

Un pensamiento en “Yo me imaginaba que el frío era …

  1. Querido Jesús:

    Es impresionante ver como el ser humano es capaz de adecuarse a cualquier circunstancia. Lo que cuentas en este espacio refleja con exactitud una de las frases de la canción “Geografía” que dice “…la Patria existe donde estemos tu y yo”.

    Para mi, el sentido que esta frase encierra es que donde quiera que decidas establecer tu vida, debes contextualizarte, asumir la cultura y costumbres de esa tierra y ver de qué manera, contribuyes para que su sistema cultural y de organización funcione mejor de cómo lo encontaste desde la realidad que te toca impactar.

    Por otra parte, el vivir en otro país, departiendo con otras personas, con otro tipo de organización, estilos de vida, otro clima y otras costumbres; con seguridad te ayuda a valorar lo que dejaste atrás y a atesorar los nuevos momentos que puedas vivir en nuestra Venezuela y a tomar postura de sus posibilidades pero también a concientizarte de sus debilidades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s